NUEVA YORK, 17 de julio. 20/03:20 p.m. (ACI).- El arzobispo de Nueva York, el cardenal Timothy Dolan, aseguró que el informe publicado la semana pasada por la Associated Press (AP) sobre la ayuda del gobierno para mantener los empleos en las instituciones católicas era algo inventado con la aparente intención de «denigrar a la Iglesia» en los Estados Unidos.

Así lo indicó el Cardenal en un mensaje publicado el 14 de julio en el sitio web de la Arquidiócesis de Nueva York, después de que la AP publicara una historia hace unos días afirmando que «la Iglesia Católica Romana de los Estados Unidos utilizó una exención especial y sin precedentes de las regulaciones federales para acumular al menos 1.400 millones en ayuda al coronavirus apoyada por los contribuyentes».

El texto de la AP también afirma que «muchos millones de dólares van a las diócesis que han pagado grandes acuerdos o han buscado protección por bancarrota debido a los encubrimientos del clero de abuso sexual».

A este respecto, el cardenal Dolan dijo que si bien apoya y respeta la libertad de prensa, también debe especificar que, con su informe, el AP «inventó una historia en la que no había una y trató de denigrar a la Iglesia».

AP también indicó que los «ingresos de la Iglesia podrían haber alcanzado – o incluso superado – $3.5 mil millones», de un total de $696 mil millones que el gobierno de los Estados Unidos ha establecido en el fondo del Programa de Protección PayCheck para ayudar a mantener los empleos en los Estados Unidos.

Del mismo modo, la nota AP señala que «a medida que la economía se desplomó y las tasas de desempleo crecieron, el Congreso permitió que grupos religiosos y otras organizaciones sin fines de lucro también recibieran el beneficio para mantener a los estadounidenses empleados».

AP también indica que las diócesis, parroquias, escuelas y otros ministerios católicos han recibido «al menos 3.500 préstamos». Las diócesis incluyen la Arquidiócesis de Nueva York, la Diócesis de Orange y la Diócesis de Wheeling-Charleston.

En el informe AP, el Cardenal Dolan dijo que es «evasivo, lleno de insinuaciones, sobre diócesis, parroquias, escuelas, organizaciones caritativas y otras instituciones católicas que debidamente recibieron ayuda del gobierno federal para pagar a sus empleados durante la crisis COVID -19».

«Muchos medios de comunicación dieron la noticia de que había algo malo en el hecho de que las instituciones católicas recibían dinero del Programa de Protección de Pagos», dijo.

Cuando se le preguntó si el informe de la AP era cierto, el Cardenal dijo que «mi respuesta simple es en absoluto. En el mejor de los ejemplos, estaba lleno de errores; en el peor de los casos, totalmente falso.

El Purpurado explicó que el programa de protección tiene como objetivo mantener los trabajos de muchas personas «en estos tiempos difíciles. Las instituciones religiosas han sido invitadas y se les ha permitido participar, ya que emplean a muchas personas en todo el país».

En el caso de Nueva York, el número es de 6.000 puestos de trabajo a tiempo completo y 400 empleos a tiempo parcial.

Sin esta ayuda, por ejemplo, «la secretaria parroquial o maestra de su hijo en una escuela católica fácilmente podría haber perdido su trabajo. Por lo tanto, el dinero no estaba destinado a la ‘Arquidiócesis’, sino a nuestros trabajadores».

«Un segundo problema es que el artículo trata de establecer algún tipo de conexión entre la crisis de abuso sexual» en la Iglesia y el programa de protección. «No hagas burlas, el dinero recibido por la Arquidiócesis de Nueva York se utilizó exclusivamente para los propósitos de la ley, que es seguir pagando salarios y beneficios a los empleados», dijo.

«No se usó ni un centavo de este dinero de ninguna manera para víctimas o sobrevivientes de abuso sexual».

En tercer lugar, el Cardenal continuó: «El artículo AP se centra únicamente en la Iglesia Católica, como si los católicos fueran los únicos participantes en el Programa de Protección de Pagos. De hecho, las organizaciones religiosas de todas las religiones participaron en el programa, como era la intención».

A nivel nacional, el Cardenal explicó: «La Administración de Pequeñas Empresas ha aprobado más de 88.000 préstamos a organizaciones religiosas, apoyando más de un millón de puestos de trabajo. ¿Por qué entonces centrarse sólo en la Iglesia Católica, a menos que los periodistas tengan algún prejuicio contra la Iglesia (que sospechamos que tienen)?»